5
  • El estrés incontrolado nos puede dañar en todos los aspectos y ámbitos de nuestra vida

  • Por factores externos o internos, puede desencadenar problemas más serios

Hoy en día, resulta prácticamente imposible vivir sin estrés. En dosis pequeñas, puede ser un aliado para conseguir grandes logros, pero si no se controla, puede desembocar en problemas serios.

Una preocupación creciente

Su función principal es alertarnos sobre circunstancias de emergencia o peligro, pero cuando se activa constantemente genera desgaste y agotamiento en nuestro cuerpo.

Cuando no lo podemos controlar, este se convierte en un problema. La ansiedad o la irritabilidad son señales claras para poder detectarlo. Cuando va a más, empezará a notarse en el físico: dolores de cabeza, dolores de espalda, boca seca, o insomnio. Tu aspecto se verá afectado por la caída del cabello, acné o envejecimiento prematuro.

Pequeños dados de madera con letras formando la palabra anxiety

Enfermedades graves como la hipertensión arterial o repentinos aumentos de peso están muy vinculados a las presiones del día a día y son producto de la ansiedad generada.

¿Cómo se puede tratar?

Encontrar tiempo para hacer lo que te gusta es una gran terapia. Buscar momentos de tranquilidad ayudarán a aliviar el estrés causado en tu día a día.

Otra opción es hacer ejercicio. Es una gran terapia para millones de personas. Al practicar alguna actividad física se liberan endorfinas, que actúan como calmante natural para el sistema nervioso. Por eso, es normal que después de hacer deporte tengas una sensación de bienestar. También ayuda a reducir el nivel de cortisol, una hormona que se libera cuando el cuerpo está sometido al estrés. El deporte te ayudará a absorberla y disminuir los síntomas.

Chica agobiada con muchas cosas sobre la mesa: gafas, portátil, carpetas, móvil...

Decántate por el yoga. Numerosos estudios han demostrado los beneficios de esta práctica para reducir la ansiedad.

La risa es la mejor medicina. La risa reduce el nivel de cortisol y aumentar el nivel de endorfinas. ¿Qué mejor remedio que pasar un buen rato con tus amigos para relajarte?

¿Aspecto desmejorado?

Tu aspecto puede verse directamente afectado por cómo se ve la piel. Se producen desequilibrios hormonales que acaban provocando irritación, deshidratación, acné… Tu piel no recibe los nutrientes necesarios para mantenerse sana y joven. Ayuda notablemente mantener la piel hidratada y bebe dos litros de agua al día.

Foto en blanco y negro de una mujer agobiada con las manos sobre la cabeza

Reduce los niveles de cortisol. Su producción provoca que se descomponga el colágeno y la elastina a un ritmo mayor que el natural. El resultado es la aparición temprana de arrugas y líneas de expresión. Por otra parte, la ansiedad destruye el ácido hialurónico y daña el ADN afectando a la parte encargada del envejecimiento de las células. Los procesos de renovación celular se ven ralentizados y hace que la piel se vea apagada y envejecida.

Es muy importante descansar correctamente y dormir un mínimo de 8 horas, pues durante las horas de sueño se lleva a cabo la regeneración celular.

Si llevas a cabo estos consejos, tus niveles de estrés se verán reducidos y sentirás cómo tu aspecto y salud mejoran.

Dejar un comentario