5
  • ¿Crees que no estás en buena forma? Descubre estas señales para saber que sí lo estás

  • 6 formas de saber si debes empezar a cuidar más tu salud a partir de ahora

Tendemos a pensar que los que hacen ejercicio diariamente y son adictos al gimnasio son los únicos que tienen una salud de hierro. Sin embargo, los demás también podemos estar en muy buena forma y no saberlo.

No hace falta tener un cuerpo de modelo de ropa interior para estar en buen estado físico. En tu día a día llevas a cabo unas actividades rutinarias que te permiten estar sano y ni siquiera lo sabías.

Puedes seguir un ritmo constante

Cuando sales a pasear, vas andando con tus amigos o subes las escaleras puedes mantener un ritmo constante, si no tienes que pararte a descansar, es una gran señal. Más aún, si lo haces mientras hablas y no te falta el aliento, significa que no estás en tan mala forma como creías.

Ahora, si en algún momento te ves en la necesidad de hacer un esfuerzo y acabas resoplando, igual deberías considerar empezar a hacer algo de ejercicio.

Persona andando durante una puesta de sol

Hacer ejercicio sin saberlo

Nuestro día a día está lleno de actividades que nos permiten mantenernos más o menos en forma. Sacar a pasear al perro, subir las escaleras, correr detrás de los niños por el parque, limpiar la casa, cargar con la compra… La mejor señal es que puedes mantenerte activo durante el día sin llegar a cansarte demasiado.

Sin miedo a las escaleras

Si un día cualquiera se estropea el ascensor de tu piso, y no te echas las manos a la cabeza, enhorabuena. Es más, acostúmbrate a usar lo menos posible el ascensor y aprovecha para ejercitar las piernas.

Si vas en transporte público, no subas por las escaleras mecánicas. Las escaleras normales te parecen interminables los primeros días, pero verás cómo poco a poco se te hace menos cuesta arriba.

Escaleras mecánicas en penumbra

Practicar ejercicio a menudo

No hace falta ir al gimnasio todos los días para estar en forma. Puedes hacer un poco de ejercicio a la semana para ir mejorando tu salud. Si ejercitas al menos durante 150 minutos en dos o tres días, tu cuerpo notará mejoría.

La American Heart Association recomienda que los adultos realicen 30 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada al menos cinco días a la semana (150 minutos) o aumentar la intensidad y entrenar 25 minutos tres veces por semana (75 minutos).

Chica haciendo pesas con los brazos

Descansas lo suficiente

Las personas que practican ejercicio generalmente duermen mejor, lo que se traduce en un mayor descanso. Desde que te cuidas tu sueño ha mejorado y te sientes con más energía durante el día. Esta es una buena noticia cuando se trata de tu estado de salud.

No obsesionarse

Si quieres empezar a cuidarte, hazlo por ti. Debes escuchar a tu cuerpo y saber qué es lo que necesitas en tu situación. No se trata de parecerse a un modelo de tallas perfectas, sino de gustarse uno mismo en el espejo.

Chica con una cinta métrica al rededor de la cintura y una ensalada en la mano

Busca un deporte que te guste y no te de palo practicarlo. Si no quieres ir al gimnasio, puedes buscar entrenamientos para hacer en casa. Sin embargo, nosotros recomendamos que salgas de casa y ejercites junto a otras personas. Su motivación te ayudará a no rendirte y conseguir habituarte a tu nuevo estilo de vida healthy.

Dejar un comentario