5
  • Aprende a comer sano sin que te cueste hacerlo

  • Te ayudamos a comprender qué hace cada alimento en tu cuerpo y cuál necesitas para tus objetivos

Quieres empezar a comer sano y no sabes cómo o te da pereza porque no puedes deshacerte de esos pastelitos tan ricos que tienes en la nevera. Atenta a este post porque te damos unos consejos para que puedas adentrarte en el mundo healthy

El efecto de los alimentos en tu salud

La clave no está en contar calorías, sino en saber qué efecto tiene en nuestro cuerpo los alimentos que consumimos. Comer mejor significa sentirnos mejor, dormir mejor y tener más energía. Tu cuerpo lo agradecerá.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es saber bien cuál es tu objetivo. Si quieres perder peso, ganar masa muscular… o simplemente mejorar tu alimentación para sentirte mejor (física y mentalmente) debes acudir a un especialista. Cada persona es un mundo y no todos necesitamos lo mismo. Un nutricionista sabrá aconsejarte según tus objetivos.

Ensalada con queso, tomates, higos

Cocina siempre que puedas

Con un ritmo de vida ajetreado, se hace difícil ponerse a cocinar. Hoy en día cocinar se refiere a recalentar, un mal hábito que se está volviendo una costumbre. La mayoría de anuncios alimenticios son de comida rápida, ya preparada. Evitar este tipo de comidas no solo evitarás enfermedades graves a la larga, sino evitarás efectos dañinos en el medio ambiente.

Sacar tiempo para cocinar permitirá que seas tú quien decida qué ingredientes y la cantidad a echar. Controlarás la sal, el azúcar y las grasas que pones en tus comidas.

Lo más natural posible

Mientras más alejado esté el alimento de su estado natural, menos nutrientes conservará. Evita los edulcorantes artificiales y los conservantes. No tienes que buscar todos los productos 100% naturales, pero sí que estén poco manipulados.

Bol con yogurt, frutas variadas

Sin ir muy lejos puedes encontrar todo tipo de alimentos como carne, leche, verduras, frutas y muchas clases de cereales. Si puedes consumir ingredientes locales ayudarás a reducir la emisión de gases contaminantes por los tiempos de transporte. Garantizas la frescura y seguridad de los alimentos que se producen cerca de casa. Apuesta por los alimentos ‘kilómetro 0’, alimentos que para llegar a tu casa hayan tenido que recoger menos de 100 kilómetros.

Más calidad y cantidad

Gasta más en comida de calidad y menos en procesada. Tu salud lo agradecerá. Para quienes quieran adoptar un plan nutricional sano a largo plazo, deben incluir en su dieta ingredientes con un elevado valor nutritivo. Conseguirás mantenerte con energía desde por la mañana hasta la noche. Cuando empieces a notar estos beneficios, te será más fácil continuar.

Evita los fritos y los dulces. Cocina al vapor, a la planta o al horno. Te llenará más y disfrutarás más del sabor.

Tostada de aguacate con huevo

Zumos en tu dieta

Es una manera sencilla de incluir en un solo vaso una gran cantidad de nutrientes sin que apenas te des cuenta. Al licuar estos alimentos, una cantidad de fibra se puede perder, pero tu organismo será capaz de extraer todos los nutrientes al máximo.

Mucho agua

En las primeras horas de la mañana, ingerir una gran cantidad de agua (dentro de los 2 litros diarios recomendados) ayudará a un correcto funcionamiento de nuestro organismo. A primera hora de la mañana los mecanismos de drenaje están más activos y potenciarás la eliminación de líquidos. Ayudará a depurar nuestro cuerpo, no a perder grasa. Te hidratarás por dentro y por fuera.

Añade colores a tus platos

Crema de calabaza

Las verduras y frutas también contienen hidratos de carbono por estar formados por azúcares. Sin embargo, estos carbohidratos tienen una mayor cantidad de nutrientes. Mientras más colores añadas, más nutrientes tendrás en el plato y más variedad de texturas. Puede parecer una tontería, pero se hará más ameno y menos pesado de comer.

Dejar un comentario