5
  • El yoga para embarazadas aporta beneficios a madre y bebé.

  • Debe practicarse bajo la supervisión de un profesional.

Muchas mujeres se preguntan si es seguro realizar ejercicios durante el embarazo. A menos que se trate de una gestación de riesgo, en la mayoría de los casos es recomendable mantenerse activa dentro de los márgenes posibles. Esto tendrá beneficios no solo para la madre, si no también para el bebé. Uno de los mejores ejercicios que se pueden hacer es el yoga para embarazadas.

En este post os hablamos de cómo practicarlo, los beneficios que supone y las precauciones que se deben tomar.

Beneficios del yoga en el embarazo

Una de las mayores virtudes del yoga, es que ayuda a liberarse del estrés y ansiedad que puede suponer este proceso biológico.  De hecho, varios estudios han demostrado que el yoga para embarazadas puede ayudar a mujeres con tendencias depresivas. La técnicas de relajación y meditación asociadas a este ejercicio son las claves. Esto también ayuda a dormir mejor.

Mujer meditando.

Asimismo, ciertas asanas (posturas) ayudan a disminuir los dolores de espalda propios de esta etapa, ya que ayudan a mejorar la postura corporal. Algunos ejercicios de yoga también pueden ayudar a la mujer a prepararse para el parto. Estas posturas suelen ser similares a las de las clases prenatales y estimulan los músculos de la pelvis para el alumbramiento. Esta preparación puede evitar complicaciones y reducir las posibilidades de que una cesárea sea necesaria.

Por otra parte, el yoga también puede fortalecer la relación entre el bebé y su madre antes del nacimiento. Esto se debe a la importancia de la respiración en esta actividad. El control de la entrada y salida del aire ayudará, igualmente, a la hora de dar a luz.

Precauciones a tomar

Aunque se puede practicar con total seguridad, las gestantes deben tomar algunas medidas antes de realizar yoga o cualquier otro tipo de ejercicio.

  • Aunque hayas practicado yoga con anterioridad, durante el embarazo es mejor acudir a clases con profesionales certificados. Ellos sabrán que ejercicios recomendarte y podrán ayudarte si surge alguna complicación.
  • Nunca realices yoga o cualquier otra actividad si hace calor. Las posibilidades de desmayarse aumentan notablemente.
  • Evita los tipos de yoga que requieran un esfuerzo notable. La variante más recomendable es el hatha yoga, más suave que otras modalidades.
  • No realizar posturas que opriman el vientre o en los que el abdomen se estire demasiado. Los movimientos en los que te apoyes en tu espalda o las posturas invertidas tampoco son recomendables.
  • Nunca fuerces tu cuerpo, solo lograrás ponerte en riesgo a ti y a tu bebé.

Mujer haciendo estiramientos.

Ejercicios trimestre a trimestre

Primer trimestre

El yoga para embarazadas en este tiempo debería centrarse en la respiración y la relajación. Estas dos técnicas ayudarán a la hora de practicar ejercicios más adelante. Además, ayudarán a evitar las náuseas características de estos primeros meses.

Las posturas en el primer trimestre deben ser suaves, precisamente, para evitar mareos. También conviene hidratarse con regularidad, bebiendo agua cada 15-20 minutos. Algunas de las asanas recomendables son la postura del molino, la del giro de cintura, en cuclillas, la de la paloma y la de la rueda.

Segundo trimestre

A medida que el bebé crece, los ejercicios deben adaptarse al estado de éste y de la madre. Los ejercicios del segundo trimestre se pueden orientar a mejorar la circulación y evitar los pies hinchados, a disminuir los dolores de espalda o a reforzar la unión entre madre e hijo. Algunas posturas que se pueden añadir a nuestra rutina son la del gato, la del triángulo o la del guerrero.

Mujer embarazada haciendo yoga.

Tercer trimestre

En la recta final, el yoga para embarazadas debe focalizarse en ejercicios para preparar el parto. Éstos ayudarán al bebé a acomodarse en estas últimas semanas. También deben combinarse con la meditación, para prepararse mentalmente para el alumbramiento. La postura del muerto, la de la diosa o la del rayo son algunas de las que se pueden incorporar a nuestra rutina.

¿Cuántas de vosotras habéis probado el yoga para embarazadas?

Dejar un comentario