5
  • Las estrías del embarazo no siempre aparecen.

  • Es importante cuidar nuestra piel antes, durante y después del embarazo.

Después de todos los cambios que sufre el cuerpo de la mujer durante de la gestación, a veces las secuelas pueden ser más duraderas de lo previsto. Una de éstas son las estrías del embarazo. Se trata del rasgamiento de las fibras de colágeno y elastina -presentes en la dermis, la capa intermedia de la piel. Por lo tanto, se trata de una verdadera cicatriz.

Esto significa que, una vez surgen, pueden ser difíciles de eliminar o disimular. Por ello, venimos a daros una serie de consejos para que cuidéis vuestra piel durante el embarazo, con el fin de evitar estas marcas.

Mujer embarazada en el exterior.

Consejos para prevenir las estrías

Como decíamos, las estrías del embarazo surgen debido a los rápidos cambios de volumen en la piel de la mujer en esos nueve meses. Esto altera la producción de colágeno, por lo que la piel se “rasga”. Al principio estas cicatrices pueden ser rojas o púrpuras -estrías rubra- e incluso tener relieve. Aunque muchas veces, con el tiempo, se vuelven blanquecinas -estrías alba- y menos visibles.

Las estrías suelen aparecen en las zonas donde la piel se estira más, que son zonas en las que también tiende a acumularse la grasa. La parte baja del abdomen y el vientre, los muslos y las caderas, los glúteos, los pechos y la parte superior de los brazos son los lugares más habituales.

Cabe señalar que no todas las mujeres embarazadas desarrollan estrías. Depende de cada tipo de piel. Por ejemplo, las pieles secas son más propensas a sufrirlas. Al igual que las pieles más envejecidas -por eso suelen surgir más del segundo embarazo en adelante. Pero más allá de los factores genéticos, existen varias formas de reducir sus posibilidades de aparición.

Mantener la piel hidratada

Aunque este es un consejo que deberías seguir durante toda tu vida, durante el embarazo se vuelve especialmente importante. Por ello, debes utilizar cremas o lociones hidratantes de forma diaria. Busca formulas con elementos como la manteca de karité o el aceite de almendras dulces. Además de mantener la piel en forma, te ayudará a sobrellevar los picores del crecimiento del volumen del vientre.

Dedo aplicando crema.

También es importante beber mucha agua para mantener altos los niveles de hidratación. Asimismo, se puede exfoliar la piel, para eliminar las células muertas. Pero debe hacerse de forma gentil, ya que en esta etapa suele estar tirante y más sensible.

Tener una dieta saludable

Tanto por la salud del feto como la tuya propia, debes seguir una dieta equilibrada durante el embarazo -bueno, y en general. Aunque es inevitable aumentar de peso, este proceso debería ser gradual. Otro consejo es tomar alimentos que estimulen la producción de colágeno, es decir, aquellos ricos en vitaminas. Las más importantes en este momento son las vitaminas C y E, así como minerales como el zinc. También las proteínas, para ayudar a mantener el tono muscular.

Mejorar el tono muscular

Precisamente, conviene partir de una piel en buena forma para prevenir las estrías del embarazo. Por lo que, se recomienda mantener el peso antes de la gestación, para evitar cambios drásticos en el volumen de la piel. También debemos realizar ejercicios durante esos nueve meses para evitar la flacidez de la piel.

Mujer embarazada haciendo yoga.

Evitar la luz del sol

Esto no quiere decir que te encierres en tu casa durante nueve meses. Pero no debes exponer tu piel a los rayos UVA en exceso, especialmente si tu embarazo se desarrolla durante el verano. Como hemos dicho, la piel reseca es más propensa a formas las estrías del embarazo. Tampoco es bueno bañarse en piscinas, ya que el cloro tiende a deshidratar la piel.

¿Y después del embarazo?

Por desgracia, aunque sigas todas estas recomendaciones, cabe la posibilidad de que algunas de las estrías del embarazo se queden contigo para siempre. Existen diferentes tratamientos -más o menos invasivos- que pueden ayudar a eliminarlas:

  • Cosméticos: solo suelen servir para “blanquear” las estrías. Si quieren eliminar, es necesario apoyarse en otros tratamientos. También existen cremas que favorecen la producción de colágeno.
  • Peelings: consiste en la eliminación de células muertas -pelado- a través de elementos químicos. Dado que los elementos como el fenol o el retinol -que estimulan la producción de colágeno- penetran en profundidad en la dermis, no deben hacerse mientras se da de mamar al bebé.
  • Láser: hay dos tipos principalmente.
    • Luz pulsada: el láser se absorbe por los vasos sanguíneos lo que los colapsa y las estrías se convierten inmediatamente blancas -aunque el número de sesiones depende de la piel.
    • Fraccionado: provoca pequeños huecos en la piel, donde se producirá colágeno nuevo -los resultados tardan más en apreciarse.
  • Dermoabrasión: consiste en “pulir”, con algún tipo de dispositivo, las capas superficiales de la piel. Cuando las nuevas capas crecen, la piel está más rejuvenecida.

Dejar un comentario