5

Si acabas de ser madre y no quieres renunciar a dormir con tu pequeño, te hablamos hoy de un producto que te puede beneficiar y mucho. Se trata de las cunas colecho, un tipo en el que la cuna permanece pegada a la cama de sus padres. Hoy hablaremos largo y tendido de ellas, pero antes de mostrarte las distintas opciones que puedes encontrar en el mercado, profundizaremos en el colecho.

El colecho parental es una práctica en la que los niños duermen en la misma cama con uno o dos padres. Realmente se trata de una práctica muy extendida a nivel mundial. Está basada en la modalidad de crianza con apego, en definitiva, se trata de un método con la que se crean fuertes e importantes lazos emocionales entre los padres y el bebé. Este refuerzo de los vínculos permite que el niño forje su confianza con los padres manteniendo sus necesidades emocionales plenamente satisfechas.

Diversidad de opiniones

En lo referente al colecho existen muy diversas opiniones. Las voces más críticas con esta práctica llegan a advertir de su peligrosidad. Entre otras cosas señalan que puede ser una de las causas del incremento del riesgo de asfixia, especialmente en el caso de los bebés prematuros. Desde esta posición también se cuestiona el colecho por el hecho de que los padres duermen peor, entre otras cosas por esos mecanismos de alarma por el miedo a causarle algún daño al pequeño.

Pese a estas críticas que surgen en torno a esta práctica, lo cierto es que en los últimos años esta práctica está muy extendida en los países occidentales. Antes apuntábamos como algunos de los beneficios ese refuerzo de los vínculos del bebé con los padres. Pero no es el único  que se le reconoce. Otro de ello es el mantenimiento de la lactancia materna durante las tomas nocturnas puesto que el colecho permitiría que el bebé hiciese la toma cuando lo necesitase sin necesidad de que la madre tuviese que levantarse.

En términos de descanso otra de los beneficios que se atribuyen es que incrementan los episodios del sueño REM. Una de las cosas que permite el colecho parental es que los niños se queden dormidos de forma más sencillos. Y no sólo eso, sino que se consigue que se sincronicen los ciclos de sueño de los niños con los padres.

Cosas a tener en cuenta

En el caso de que practiques o decidas practicar el colecho parental hay una serie de indicaciones que no debes perder de vista:

  • Es importante que el bebé se acueste boca arriba.
  • Por otro lado debemos asegurarnos que los pequeños no tengan opciones para caerse de la cama, en caso de que exista tal riesgo es mejor no practicarlo. Precisamente por este motivo no se recomienda acostar al bebé en un sofá, una hamaca o una cama de agua.
  • También es importante no cubrir la cara del bebé con la manta o  del edredón, puede incrementar de forma considerable la temperatura ambiental.
  • Nunca deberá practicarse colecho en caso de tener fiebre o encontrarse físicamente muy cansado. Del mismo modo tampoco debe compartise cama con un bebé en caso de haber consumida bebidas alcohólicas, drogas o somníferos.
  • El colchón debe mantenerse en todo caso firme.

Las cunas colecho

Como señalábamos al principio del artículo, hay distintas formas de practicar el colecho. Una de ellas es a través de las llamadas cunas colecho. También son conocidas como cunas sidecar. Se trata de modelos que están especialmente diseñadas para acoplarse a la perfección a la cama de los progenitores, funcionando como una suerte de extensión de la misma. Es decir, en uno de los laterales de la cuna no cuenta con barreras que la separen de la cama. Si decides comprar una de estas cunas disponibles en el mercado, es importante que te cerciores de que cumple con la legislación europea. Ante todo se trata de garantizar la seguridad de los bebés.

Por tanto las cunas colecho son una modalidad en la que los barrotes son abatibles. En la mayor parte de los casos se pueden bajar por completo, aunque en otros ofrecen la opción de quitar directamente el lateral. Otra de las características propias de este tipo de cunas es la posibilidad de regularla en altura. Es importante ajustar la altura adecuada para la cama a la que se anexe. Ante todo se trata de evitar las barreras que puedan suponer un peligro para los bebés.

Estas cunas tienen distintos tipos de fijación a la cama en la que duermen los padres. Lejos de los que muchos piensan, es un mecanismo algo más complejo que juntar directamente la cuna a la cama. De hacerlo así, la cuna podría moverse y el bebé podría caer al suelo. Uno de los métodos más extendidos es a través de un sistema de cintas que se anudan y se tensan alrededor del somier.

En el mercado existen muchos modelos de este tipo de cunas colecho. Jané, Ros, Allegra, Bolín Bolón son algunas de las marcas que ofrecen este tipo de cunas.

Dejar un comentario