5
  • Por pereza o malos hábitos, la suciedad y el desorden se acumulan en nuestra casa

  • Ha llegado el momento de cambiar nuestra rutina para lucir un hogar mucho más ordenado y limpio

Con las tecnologías de hoy en día, no es difícil mantener la casa limpia y ordenada. Pero, suele suceder que por pereza o malos hábitos, el desorden se vaya acumulando creando una desagradable sensación de dejadez. Por eso, te vamos a ayudar a cambiar esos hábitos por otros que te permitirán tener un hogar limpio y confortable.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

Sala de estar con un sillón gris

Esta máxima guiará tus nuevos hábitos de limpieza. Recuerda: procrastinar es el inicio del fracaso. Si ves algo fuera de lugar o sucio, no esperes demasiado para solucionarlo porque tendrás que hacerlo tarde o temprano. Si tienes que fregar los platos sucios, limpiar las migas que se han caído al suelo o lavar la ropa sucia, hazlo rápido. Te sentirás mejor contigo misma y tu casa se verá mejor instantáneamente.

Cada cosa en su lugar

Salón con decoración moderna en tonos grises y azules

No dejes el bolso y las llaves en el primer sitio que encuentres, sino en su correspondiente lugar: el perchero, el colgador de llaves,… De esta forma, ahorrarás tiempo cuando lo busques.

De la misma forma, cuando acabes de comer, recoge el mantel, dobla las mantas después de usarlas, coloca en su sitio los libros que termines de leer, etc. Un sinfín de cosas que no llevan nada de tiempo y mejoran notablemente el aspecto de nuestra casa.

Mantén el baño limpio

Foto de un baño

Tener un cuarto de baño limpio es fundamental. Para ello, ten antical y limpiadores para el baño a mano para las manchas que que queden en la ducha o en el lavabo.

Después de ducharte, retira todos esos pelos, por estética y para la limpieza de las tuberías. Pasar un trapo de vez en cuando por el resto del baño tampoco está de más. Pequeños hábitos que si te acostumbras a ellos, notarás grandes diferencias.

No te olvides de ventilar

Habitación con una cama de matrimonio

Cada mañana al despertar, abre las ventanas para hacer circular el aire. Es un gesto que no cuesta nada y cambia por completo el ambiente de nuestro hogar. De esta manera, además, eliminarás gérmenes que se acumulan en la casa durante el día. Una casa ventilada luce más fresca y bonita, no lo olvides.

Limpiar la cocina después de cada comida

Cocina en color blanco

Todos queremos hacer un poco el vago cuando terminamos de comer, pero esto solo crea malo hábitos. Intenta coger la costumbre de enjuagar los platos, cubiertos y vasos nada más recoger la mesa y meterlos en el lavavajillas, o lavarlos a mano.

La comida incrustada y reseca es difícil de eliminar, y puede provocar malos olores, asique no acumules en la pila los platos sucios hasta que te apetezca limpiarlos, porque ese momento no llegará y el esfuerzo será el doble.

Tira todo aquello que no necesites

Escritorio con un portátil, libros, una máquina de escribir antigua, una lámpara y una planta

Para tener la casa limpia y ordenada, es necesario que tires todo lo que no necesites para ganar espacio y mejorar el aspecto de tu hogar. Haz limpieza regularmente, deshaciéndote de trastos, ropa, muebles… que no necesitas y solo sirven para ocupar espacio. De la misma manera, no compres cosas innecesarias que no harán más que molestar y no te permitirán ahorrar.

Los momentos de mudanza son perfectos para tirar todo aquello que no necesitas.

Aromatiza tu hogar

Habitación con dos escritorios y varias estanterías con cuadros y libros

Cuando hayas puesto es práctica todos estos hábitos anteriores, a tu casa solo le faltará el toque final. Un ambientador. Con él llenarás tu casa de buenos olores creando un agradable aroma para conseguir una casa dulce y perfumada.

También puedes añadir plantas y flores para alegrar la casa.

Dejar un comentario