5
  • Las Kardashian son las culpables del éxito de esta técnica de maquillaje que está arrasando

  • Te damos las claves para conseguir los mejores resultados con el ‘baking’, la técnica que lleva años tratando de hacerse sonar

Primero fue el contouring, después el strobing y ahora llega el baking. La nueva técnica Kardashian para el maquillaje se llama que consigue disimular arrugas, brillos, poros y fija el maquillaje. No se trata de algo nuevo, ya lleva unas temporadas resonando en el mundillo ‘beauty’ pero es este año cuando está empezando su momento. Es una técnica basada en la utilización de los polvos translúcidos para disimular al máximo las imperfecciones del rostro y fijar el maquillaje.

Como ya ocurrió con el contouring, las Kardashian han sido las encargadas de dar el reconocimiento que se merece a esta técnica. En concreto, Kylie Jenner, la empresaria de maquillaje.

Kylie Jenner maquillándose

Te descubrimos las claves para que el baking sea todo un éxito.

Prepara la piel

El resultado de esta técnica es una piel lisa, mate y sin imperfecciones. Pero, el problema de esto es que implica mucha sequedad en la piel y remarcaremos aún más las líneas de expresión y marcas de la piel. Si tienes una piel poco cuidada, deshidrata y/o escamada, esta técnica no es para ti. Está recomendada para pieles jóvenes y bien hidratadas.

Modelo mirando a cámara

Si tienes piel mixta o con tendencia acneica, con esta técnica aportarás un extra de cobertura. También funciona para esconder las ojeras.

Si ya era fundamental cuidar y preparar nuestra piel antes del maquillaje, ahora es aún más necesario.

¿Cómo aplicarlo?

La hidratación es el elemento fundamental porque esta técnica se basa en aplicar polvos translúcidos en gran cantidad y de forma estratégica por el rostro. La zona T (la zona que suele ser más grasa), las partes cubiertas por el corrector, el mentón y zonas iluminadas como lo alto de los pómulos. El resultado buscado es conseguir un efecto mate que hará que tu piel parezca de terciopelo.

Collage de dos imágenes de una chica con el baking puesto
Fuente: Pinterest

Para aplicarlo, empezamos aplicando la base normalmente y el corrector para cubrir las ojeras, las zonas más oscuras del rostro, las imperfecciones y las partes altas del rostro para crear volúmenes. Asegúrate de difuminarlo bien para que no queden manchas. Después, cuando tengamos estos productos aplicados, cubrimos el rostro con polvos translúcidos, preferiblemente con una borla y dejamos actuar unos 5, 6 minutos. En este tiempo, los polvos se integrarán con el corrector y la base, cubriendo mejor las desigualdades de la piel.

Retiramos el produzco que no se haya fijado con una brocha amplia, flexible y de pelo suave. Si tu piel quedó demasiado clara, aporta unos toques de color con cuidado de no estropear el efecto aterciopelado resultante.

Es perfecto para eventos donde sepas que te vas a hacer fotos o para sesiones, ya que todos los brillos no deseados desaparecerán.

Dejar un comentario